miércoles, 8 de febrero de 2012

Pensamientos, preguntas y problemas


Martes por la mañana. Para el jueves todavía debían pasar el martes entero y el miércoles. Y después, mi padre decidiría cuando me lo contaría todo: por la mañana, al mediodía, antes de cenar o después de que se acostaran todos, cuando sólo se oye al lobo aullándole a la luna.
Esta primera noche en el bosque no fue tan mala como esperaba. Al menos dormí toda la noche. Sin embargo, mi sueño estuvo poblado en todo momento por imágenes inconexas y sin sentido para mí, aunque hubo otras que sí tenían un significado y las reconocí, pero como recuerdos de una vida que no recordaba haber vivido jamás.
Todo transcurrió con normalidad. Desayunamos tranquilamente y luego nos fuimos de excursión por el bosque. Esta vez Vera fue obligada a venir, por lo que a nuestras espaldas podíamos oír sus inacabables quejas sobre los peligros que el bosque ocultaba y que dañarían seriamente su despampanante belleza. Por supuesto, ni sus propios padres le hacían caso, aunque no la perdían de vista. Creo que hasta ellos pudieron adivinar que no todo lo que les contó Vera ayer era verdad. Mi prima tenía la mala costumbre de tergiversar todo para su beneficio.

1 comentario:

Amanda Laguna dijo...

Me he leído todos los capítulos subidos hasta ahora y me gusta mucho tu historia. He disfrutado de todos los capítulos y espero que pronto subas alguno más :)