miércoles, 20 de julio de 2011

Me llamo...

Me llamo Miranda Grewman y este año he acabado la secundaria y en septiembre empezaré el bachillerato. Tengo quince años y dentro de unas semanas cumpliré los dieciséis. Mis padres han organizado una pequeña acampada que empezará con el cumpleaños de mi odiosa prima y acabará con el mío. Llevan preparándola desde mayo, pero no lo supe hasta una semana después de que acabaran las clases y dos semanas antes de la dichosa acampada. Cuando me enteré me puse hecha una furia. Razón: odio a mi prima y mis padres aún a sabiendas planearon la reunión familiar. En mi infancia no hubo un momento a partir del cual odiarla. Siempre lo he hecho. Cada vez que estamos juntas acabamos discutiendo y siempre he visto en ella una infantilidad extrema rayando en la vergüenza ajena. Es un caso. Yo simplemente la ignoro, es lo mejor para mi salud mental.

Sin embargo, este verano me he replanteado muchas cosas y una fue si realmente mi prima es de mi misma sangre o si no es un extraterrestre o una especie de orangután encerrado en su cuerpo por medio de la modificación genética. Mis amigas siempre se ríen de mí ya que piensan que mi odio es infundado y raro. Aunque directamente piensan que yo soy rara. Siempre me he preguntado por qué tengo las amigas que tengo. Muchas veces me rechazan y me ridiculizan delante de todos los demás. Mis amigas. Ellas. Chicas que están entre el límite de la clase media y la alta, que hacen todo lo posible por pertenecer a la segunda. Razón por la cual siempre se gastan todo su dinero en ropa y complementos para salir de fiesta. Tan sólo para intentar ligarse a algún chico rico totalmente ciego por su belleza que no pueda ver lo que ellas realmente quieren. Popularidad. Dinero. Coches de lujo. Fiestas de la clase alta. Todo lo que yo nunca quise.

Por otro lado, cuando supe lo de la acampada sentí que iba a ser un verano muy diferente a todos los anteriores. Aunque lo que me imaginé, no llega ni a los tobillos de lo que en realidad ocurrió. Un lobo. Increíble. Inimaginable para cualquier persona normal acostumbrada a la total normalidad mortal y humana.

3 comentarios:

Xely_SM dijo...

Yoli, Yoli... cada día sorpréndesme máis... jeje!!
E... ese cariño tan profundo que Miranda ten pola súa prima non será real, non?? jaja!!
Bicos e aullidos de lobo!! :)

Aimer.shojo. dijo...

¿De verdad su prima es tan mala como para compararla con un extraterrestre? xD

Natalia dijo...

Te entiendo con lo de la prima...